Metodología e instalaciones

La Escuela de Práctica Jurídica funciona bajo el lema: “30 semanas, 30 casos”. El objetivo es que los alumnos se enfrenten a supuestos prácticos cada semana y los aborden sirviéndose de la ayuda de distintos ponentes. El trabajo se desarrolla agrupados en despachos colectivos y la solución pasa tanto por la redacción de todo tipo de documentos, contratos y escritos procesales, como por la intervención oral en simulaciones de juicios.

El desempeño de la labor del abogado se visualiza mediante la herramienta audiovisual “Supuestos prácticos para el abogado novel”, editada por el Consejo General de la Abogacía Española y dirigida por la propia EPJ de Cantabria. Se completa con la asistencia a vistas reales en los tribunales de todas las jurisdicciones. Y se ejercita mediante las simulaciones en la propia Escuela, en estrados, y – durante los últimos años – en simulaciones en la Escuela Judicial, en Barcelona.

Las simulaciones se graban en audio y video, para lo que la Escuela cuenta con micrófonos, mezclador, cámaras IP, grabador digital y sistemas de edición de video para que los propios alumnos puedan cotejar su evolución de su oratoria, lenguaje gestual y corporal, etc.