Historia

El testimonio más antiguo que se conoce sobre la presencia de abogados de Santander, es el que consta en un documento de 1397, sobre el juicio que fue sometido el malhechor medieval, Ruy Díaz de Arce, señor de la casa de Arce, quien pretendía del corregidor que un abogado de crédito viniese de Burgos, Valladolid o Palencia para defenderle, porque “En esta tierra yo no he ni fallo abogado ni letrado alguno sin sospecha que me ayude con derecho a este fecho…”. Dicha petición se le niega, diciéndole que le defendería Pedro González de Fremar, “el mejor abogado y letrado de Santander y toda la tierra…”.

A finales del siglo XV eran tantos los zurupetos que había en la Merindad de Trasmiera, que este hecho desembocó en una pragmática de los Reyes Católicos en 1495, en que mandan “que en la dicha Merindad, de aquí en adelante, nadie sea osado de trabajar de ser abogado por otro en ningún pleito, a no ser que sea previamente escogido por los juzgadores de Derecho…”.

El Ilustre Colegio de Abogados de Santander se funda tras la promulgación del Real Decreto de 28 de mayo de 1838. Los dieciocho abogados que residían en la ciudad por aquel entonces, se reúnen en torno al más antiguo de ellos, D. Antonio Pérez del Hoyo, quien asume el cargo de primer decano. 

Por desgracia, el gran incendio que asoló la ciudad en el año 1941 redujo a cenizas todo su archivo y el de la Audiencia Provincial, en cuyo edificio se encontraba ubicado, y con ello se perdieron todos los antecedentes y documentos de su creación e inicios.

El ámbito territorial de la corporación estuvo reducido al partido judicial de Santander hasta que, en el año 1946, pasó a comprender toda la provincia, entonces del mismo nombre. El 26 de enero de 1982 pasó a denominarse Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria, tras la creación de la comunidad autónoma.

La festividad del Colegio es el 24 de junio, día de San Juan Bautista, Patrono de la Abogacía.

La institución no sólo constituye un firme apoyo para la defensa de la profesión; también cumple importantes funciones de carácter público, que las leyes le atribuyen en relación con la sociedad y, especialmente, con la Administración de Justicia, al velar por el recto ejercicio de la profesión de abogado ante los Tribunales de Cantabria.

En 1992, el Colegio de Abogados, en colaboración con el Gobierno de Cantabria y otras instituciones, puso en marcha la Escuela de Práctica Jurídica, para la formación de los Letrados que inician su andadura profesional.

Desde su constitución hasta la actualidad, 31 Decanos han liderado el colectivo, siendo el actual D. Andrés de Diego Martínez, tras las elecciones colegiales de diciembre de 2016 y haber revalidado su cargo en noviembre de 2020.

En la actualidad, el Colegio cuenta con 2.157 colegiados, de los cuales 1.227 abogados ejercen en nuestra región (1.187 residentes), y unos 930 colegiados no ejercientes.

*Parte de este texto está basado en el libro “Historia de la Abogacía en Cantabria” (1993) de D. Mario García Oliva Pérez.